Massa afirmó que la crisis “está terminando” y propuso “un gobierno de unidad nacional”

  • Categoría de la entrada:Actualidad / País
You are currently viewing Massa afirmó que la crisis “está terminando” y propuso “un gobierno de unidad nacional”

Massa encabezó hoy en la localidad cordobesa de Tío Pujio un acto de lanzamiento del llamado a licitación de la obra de Reversión del Gasoducto Norte. “Lo que se viene en Argentina es eso: desarrollo, inclusión, construcción de un país federal en la suma de capital y trabajo”, remarcó.

El ministro de Economía y candidato presidencial de Unión por la Patria (UxP), Sergio Massa, destacó hoy que Argentina “está terminando de recorrer la salida de la crisis” y señaló que a partir del próximo 10 de diciembre “viene el tiempo de abrazar a todos y convocar a un gobierno de unidad nacional”, al anunciar en Córdoba la licitación de las obras de Reversión del Gasoducto Norte que significará el inicio del “autoabastecimiento energético” en el país.

Massa encabezó hoy en la localidad cordobesa de Tío Pujio un acto de lanzamiento del llamado a licitación de la obra de Reversión del Gasoducto Norte con al expectativa de que “lo que viene es el autoabastecimiento energético para el desarrollo industrial y la generación de empleos”.

“Así como algunos tomaron un endeudamiento criminal para financiar la fuga de capitales y la timba financiera (en clara alusión a la gestión del macrismo), nosotros tomamos deuda para construir el desarrollo del gas y del hidrocarburo en Argentina”, destacó y en ese sentido agradeció al Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) por la “confianza a la Argentina para otorgar el crédito” que permitirá financiar buena parte de las obras.

En ese contexto, agregó a la actual gestión nacional le pasó de todo: “Endeudamiento criminal, pandemia, guerra y sequía”, y sin embargó afirmó que se está “terminando de recorrer la salida de la crisis”.

“Lo que se viene en Argentina es eso: desarrollo, inclusión, construcción de un país federal en la suma de capital y trabajo”, remarcó Massa, quien estuvo acompañado por la secretaria de Energía, Flavia Royon, el presidente de Energía Argentina (Enarsa), Agustín Gerez, y gobernadores de las provincias de Jujuy, La Rioja, Tucumán, Salta y Santiago del Estero.

El ministro de Economía invitó a sumar a todos los argentinos a lo que se avecina, “entendiendo que a partir del 10 de diciembre, terminada la batalla, viene el tiempo de abrazar a todos y convocar a un gobierno de unidad nacional”.

Massa destacó también que el lanzamiento de la licitación se realiza en Córdoba porque “acá nace el proyecto, además por la infraestructura que hace algunos años puso en marcha la provincia con una visión estratégica del entonces gobernador José Manuel de la Sota”, ya fallecido, y que luego continuó el actual gobernador Juan Schiaretti.

Siguiendo con su mirada política dijo que si bien hoy con el gobernador Schiaretti y su sucesor Martín Llaryora están en “lugares distintos de la política”, remarcó: “El 10 de diciembre aspiro a ser presidente y a tenerlos a todos los cordobeses sentados en la mesa participando de nuestro gobierno”.

En otro párrafo de su discurso, aspiró a que en mayo de 2024 pueda estar nuevamente en Córdoba para inaugurar las obras de Reversión del Gasoducto Norte, y que haya un “pogo de 15 mil trabajadores” como ocurrió con los 3.000 cuando se inauguró el Gasoducto Néstor Kirchner.

“Sería la manera de mostrarles a los argentinos que creemos en la suma del capital y del trabajo para el desarrollo de la Argentina”, anheló Massa al recalcar que lo que se está anunciando hoy “no es más ni menos que el abrazo de la Patagonia con el norte argentino”.

“No es un caño enterrado -continuó-, es aprovechar al máximo la energía argentina, es aprovechar al máximo la potencialidad argentina en el momento que empezamos a salir de la crisis”, reafirmó.

Previamente Royon consideró “muy importante esta obra”, al sostener que implicará “no depender más de Bolivia en la importación de gas y a la vez un ahorro de importaciones. Una sustitución de un gas mucho más barato”.

También explicó que la decisión de avanzar de manera prioritaria en el reversal responde a que Bolivia manifestó que no está en condiciones para 2024 de garantizar los volúmenes de gas natural en firme que requieren las provincias del norte, lo que forma parte de la nueva adenda que negocian ambos países.

La obra implica una inversión de US$ 710 millones que va a generar casi 15.000 puestos entre trabajos directos e indirectos, explicó la funcionaria, por lo tanto se está hablando de “de futuro, de crecimiento, de infraestructura energética que posibilita el desarrollo del norte del país”, resaltó.

En tanto el presidente de Energía Argentina (Enarsa), Agustín Gerez, ponderó la decisión política para emprender la obra, al destacar que “no es un proyecto para un gobierno, es un proyecto para el país” que “además de transportar gas y de tener independencia energética, va a unir comunidades”.

Entre otros también participaron del acto la intendenta de Tío Pujio, Nany Schiavi; de Villa María, Martín Gill, y de Leones Fabián Francioni.

Una vez concluida la obra, habrá un ahorro anual de US$ 1.960 millones para el Estado; una baja el costo de generación eléctrica y del gas natural para las industrias del norte argentino; y exportaciones hacia el norte de Chile, al centro de Brasil y a Bolivia.

La reversión contempla el financiamiento por US$ 540 millones que provienen de un crédito del Banco de Desarrollo para América Latina y el Caribe (CAF).

El proceso está conformado por tres obras diferentes, que son complementarias a la etapa 2 del Gasoducto Presidente Néstor Kirchner (GPNK).

La primera de ellas es la construcción de un gasoducto entre las localidades de Tío Pujio y La Carlota en la provincia de Córdoba, en cercanías de Villa María, que consiste en 122 kilómetros con caños de 36 pulgadas.

Las otras dos son ampliaciones sobre el Gasoducto Norte, de 62 kilómetros y con caños de 30 pulgadas.

Además, se realizará la reversión del sentido de inyección de gas en cuatro plantas compresoras existentes en Ferreyra y Dean Funes (Córdoba), Lavalle (Santiago del Estero) y Lumbreras (Salta).

Télam

El ministro de Economía y candidato presidencial de Unión por la Patria (UxP), Sergio Massa, destacó hoy que Argentina “está terminando de recorrer la salida de la crisis” y señaló que a partir del próximo 10 de diciembre “viene el tiempo de abrazar a todos y convocar a un gobierno de unidad nacional”, al anunciar en Córdoba la licitación de las obras de Reversión del Gasoducto Norte que significará el inicio del “autoabastecimiento energético” en el país.

Massa encabezó hoy en la localidad cordobesa de Tío Pujio un acto de lanzamiento del llamado a licitación de la obra de Reversión del Gasoducto Norte con al expectativa de que “lo que viene es el autoabastecimiento energético para el desarrollo industrial y la generación de empleos”.

“Así como algunos tomaron un endeudamiento criminal para financiar la fuga de capitales y la timba financiera (en clara alusión a la gestión del macrismo), nosotros tomamos deuda para construir el desarrollo del gas y del hidrocarburo en Argentina”, destacó y en ese sentido agradeció al Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) por la “confianza a la Argentina para otorgar el crédito” que permitirá financiar buena parte de las obras.

En ese contexto, agregó a la actual gestión nacional le pasó de todo: “Endeudamiento criminal, pandemia, guerra y sequía”, y sin embargó afirmó que se está “terminando de recorrer la salida de la crisis”.

“Lo que se viene en Argentina es eso: desarrollo, inclusión, construcción de un país federal en la suma de capital y trabajo”, remarcó Massa, quien estuvo acompañado por la secretaria de Energía, Flavia Royon, el presidente de Energía Argentina (Enarsa), Agustín Gerez, y gobernadores de las provincias de Jujuy, La Rioja, Tucumán, Salta y Santiago del Estero.

El ministro de Economía invitó a sumar a todos los argentinos a lo que se avecina, “entendiendo que a partir del 10 de diciembre, terminada la batalla, viene el tiempo de abrazar a todos y convocar a un gobierno de unidad nacional”.

Massa destacó también que el lanzamiento de la licitación se realiza en Córdoba porque “acá nace el proyecto, además por la infraestructura que hace algunos años puso en marcha la provincia con una visión estratégica del entonces gobernador José Manuel de la Sota”, ya fallecido, y que luego continuó el actual gobernador Juan Schiaretti.

Siguiendo con su mirada política dijo que si bien hoy con el gobernador Schiaretti y su sucesor Martín Llaryora están en “lugares distintos de la política”, remarcó: “El 10 de diciembre aspiro a ser presidente y a tenerlos a todos los cordobeses sentados en la mesa participando de nuestro gobierno”.

En otro párrafo de su discurso, aspiró a que en mayo de 2024 pueda estar nuevamente en Córdoba para inaugurar las obras de Reversión del Gasoducto Norte, y que haya un “pogo de 15 mil trabajadores” como ocurrió con los 3.000 cuando se inauguró el Gasoducto Néstor Kirchner.

“Sería la manera de mostrarles a los argentinos que creemos en la suma del capital y del trabajo para el desarrollo de la Argentina”, anheló Massa al recalcar que lo que se está anunciando hoy “no es más ni menos que el abrazo de la Patagonia con el norte argentino”.

“No es un caño enterrado -continuó-, es aprovechar al máximo la energía argentina, es aprovechar al máximo la potencialidad argentina en el momento que empezamos a salir de la crisis”, reafirmó.

Previamente Royon consideró “muy importante esta obra”, al sostener que implicará “no depender más de Bolivia en la importación de gas y a la vez un ahorro de importaciones. Una sustitución de un gas mucho más barato”.

También explicó que la decisión de avanzar de manera prioritaria en el reversal responde a que Bolivia manifestó que no está en condiciones para 2024 de garantizar los volúmenes de gas natural en firme que requieren las provincias del norte, lo que forma parte de la nueva adenda que negocian ambos países.

La obra implica una inversión de US$ 710 millones que va a generar casi 15.000 puestos entre trabajos directos e indirectos, explicó la funcionaria, por lo tanto se está hablando de “de futuro, de crecimiento, de infraestructura energética que posibilita el desarrollo del norte del país”, resaltó.

En tanto el presidente de Energía Argentina (Enarsa), Agustín Gerez, ponderó la decisión política para emprender la obra, al destacar que “no es un proyecto para un gobierno, es un proyecto para el país” que “además de transportar gas y de tener independencia energética, va a unir comunidades”.

Entre otros también participaron del acto la intendenta de Tío Pujio, Nany Schiavi; de Villa María, Martín Gill, y de Leones Fabián Francioni.

Una vez concluida la obra, habrá un ahorro anual de US$ 1.960 millones para el Estado; una baja el costo de generación eléctrica y del gas natural para las industrias del norte argentino; y exportaciones hacia el norte de Chile, al centro de Brasil y a Bolivia.

La reversión contempla el financiamiento por US$ 540 millones que provienen de un crédito del Banco de Desarrollo para América Latina y el Caribe (CAF).

El proceso está conformado por tres obras diferentes, que son complementarias a la etapa 2 del Gasoducto Presidente Néstor Kirchner (GPNK).

La primera de ellas es la construcción de un gasoducto entre las localidades de Tío Pujio y La Carlota en la provincia de Córdoba, en cercanías de Villa María, que consiste en 122 kilómetros con caños de 36 pulgadas.

Las otras dos son ampliaciones sobre el Gasoducto Norte, de 62 kilómetros y con caños de 30 pulgadas.

Además, se realizará la reversión del sentido de inyección de gas en cuatro plantas compresoras existentes en Ferreyra y Dean Funes (Córdoba), Lavalle (Santiago del Estero) y Lumbreras (Salta).

Télam